CAPÍTULO CORDILLERA DE LA SAL - La Sal PÁGINA

Haga clic en las fotos para bajarlas con alta resolución


Download 1600x1200 Pixel

La Cordillera de la Sal – donde la realidad supera la ficción...

Visitando los continentes con los cinco sentidos bien despiertos, conociendo cerros, selvas, desiertos y mares, viviendo con gente de raza diferente con sus dioses espirituales y materiales, con su concepto de lo malo y de lo bueno y compartiendo su alegría y su tristeza, uno por fin llega a la conclusión, que todo ya lo haya visto, todo ya lo haya vivido y cada nueva experiencia resulta ser una réplica, un eco del pasado no más – hasta encontrarme aquí en este mundo de cristal, un espejismo del vínculo entre vida y muerte que provocó un grande silencio dentro de mí, aquella calma que revela todo lo de nosotros los humanos ser un absurdo circulo artificial inútil...

Quien se atreve por aquí con largas caminatas solitarias no sólo precisa de un físico impecable sino también de un carácter firme, pues el poder sugestivo de este sitio extraño es capaz de sacudir, de estremecer y de volver al revés al mal preparado.


Download 1600x1200 Pixel

La Cordillera viste de fiesta con su mejor traje de sal

Cada año aquí en la zona precordillerana esporádicamente cae lluvia y a veces hasta nieve. Las precipitaciones en general se deben a las tormentas altiplánicas que echan algún coletazo por aquí abajo. Estas lluvias son leves y breves y no tienen mucho efecto. No obstante cada par de decenios tiene lugar una precipitación diluvial que transforma el paisaje completamente; corren ríos, se forman lagunas y a poco de allí la Cordillera resplandece de un blancor cándido y deslumbrante por la sal pura que cristaliza en la superficie. Esta magia demora pocos meses, antes que la Cordillera de la Sal vuelva con su cutis común color arcilla.

Información → La Sal


Download 1600x1200 Pixel

Lo Cerros de la mina Crisanta

A inicios de los años ochenta, de Calama corría un camino muy feo, pavimentado por miles de agujeros los noventa kilómetros hacia San Pedro de Atacama, entonces un insignificante asentamiento de mineros y campesinos, perdido al fin del mundo. Una o dos veces por semana salía un chico bus con algunas poltronas para pasajeros y el demás espacio ocupado por bombonas de gas, comestibles y utensilios para la población del oasis. Yo viajaba hasta al paso Barros Arana, situado a mitad del camino a 3300 metros de altura en la Cordillera de Domeyko. De ahí seguía caminando con rumbo al sur por el Cordón Barros Arana y los Cerros de Purilactis para bajar al oriente por la Quebrada del Diablo al Llano de la Paciencia y entrar al otro lado del llano a la Cordillera de la Sal. Llegaba de noche a los cerros de esta foto, donde solía montar mi carpa y pernoctar para entrar a San Pedro el próximo mediodía. Aquí todavía vivían algunos mineros que cortaban bloques de cristal de sal puro y lo molían en un molino operado por el motor de un viejo camión para la producción de sal de cocina.


Download 1600x1200 Pixel

Enormes macizos de sal forman algunas entre las elevaciones más altas de la Cordillera de la Sal.


Download 1600x1200 Pixel

Bajo la capa blanca el suelo está formado por sal cristalizada y dura igual que vidrio. Caminar por aquí produce un sonido como en la nieve fresca con temperaturas muy bajo cero.


Download 1600x1200 Pixel

Vista panorámica desde el cerro más alto de este sector, un cerro que contiene vetas de calcita y en donde antiguamente se sacaba mármol. Al fondo, la Cordillera de la Sal se pierde en el ardiente Llano de la Paciencia que a su vez es bordeado por la Cordillera de Domeyko en la neblina.


Download 1600x1200 Pixel

Moverse en la Cordillera de la Sal es asunto muy lento y fatigoso. El terreno esta lleno de peligros y trampas: innumerables bayonetas de sal erigidas por el suelo y los pendientes, grietas y huecos que parecen llegar al centro del mundo, un laberinto de valles que de repente terminan en alguna fosa, en algún túnel intransitable...


Download 1600x1200 Pixel

Al atardecer la intensidad de color de los cerros aumenta con la luz caliente del sol que tiñe también a la costra de sal.


Download 1600x1200 Pixel

Fragmentos de capas sedimentarias se alzan del fondo salino reproduciéndose en perfectas formas congruentes. Ni los maestros del lienzo surrealista llegaron a tales visiones de ensueño.


Download 1600x1200 Pixel

Con sus últimos rayos el sol se despide y cede el paso a la noche. Inolvidables quedan las caminatas a la luz de la luna que levanta este paisaje definitivamente a una dimensión irreal






Vuelva arriba

 

última actualización 2014-07-24