CAPÍTULO CORDILLERA DE LA SAL - La Flora PÁGINA

Si la página no se abre correctamente (fotos incompletas) apriete tecla F5 (actualizar)


Download 1600x1200 Pixel

Flor de Urmenetea atacamensis y hojas de Hoffmannseggia minor

El desierto no sería desierto sí no fuese desierto – frase tonta, pero es una verdad que contrasta con la opinión errada de que en los desiertos todavía existe vida escasa – arbustos, líquenes, cactos, moscas, alacranes, culebras... La verdad, en el centro del Desierto de Atacama entre Cordillera de Domeyko y Cordillera de la Costa ni existen bacterias, dicen que sea el único lugar al mundo clínicamente limpio. De fama mundial es el desierto florecido, un fenómeno que acontece en primavera de años lluviosos con intervalo de unos cincuenta años, cuando de las tierras áridas brotan millares de flores multicolores. Sin embargo eso se refiere a la antesala del desierto entre Vallenar y Copiapó, unos seiscientos kilómetros más a sur de nuestra Cordillera de la Sal. Como la Cordillera de la Sal tampoco se encuentra en el Desierto de Atacama, sino en la Precordillera que recibe anualmente varias precipitaciones, alberga alguna flora rara que aparece en las épocas de lluvia o vive en terrenos aptos nutriéndose de la humedad en el aire.

Un asunto que mucho me extrañó es que con los miles de kilómetros que caminé por esta zona en las épocas más áridas y sin vida visible, con cada vez que crucé el camino internacional al Paso de Jama o al Paso de Sico, encontré gran numero de flores inmediato al pavimento del camino. La revelación del misterio se me ocurrió con una mirada a la física de la combustión en los motores de los fétidos vehículos que transitan por aquí. Es que quemando los hidrocarburos del combustible (o sea oxidando hidrógeno y carbono) uno entre los productos de deshecho es agua pura. Así que los gases tóxicos que salen de los escapes también son húmedos – y aquí está el motivo de las flores, su razón de vivir ¡Esto es indignante!


Download 1600x1200 Pixel

Urmenetea atacamensis Phil. - Coca del suri

La Urmenetea atacamensis se encuentra exclusivamente en esta región a orillas del desierto. Las hojas de esta plantita están perfectamente mimetizadas y sin flores quedan casi invisibles a los ojos de los gulosos guanacos que de vez en cuando se aventuran hasta aquí. Sin embargo las hojitas éstas tiene su aquél – son levemente alucinógenas. Por ello a esta flor le han dado el nombre popular de coquilla, de coca del desierto o de coca del suri (el suri o ñandú es el avestruz andino que a menudo se encuentra por la inmensa planicie del Salar de Atacama). Los antiguos Kunzas la llamaron kótar y al parecer el efecto narcotizante no le agradó mucho pues el verbo kunza “ckot-tatur” significa “enfermarse”, el verbo “ckotatur” dice “revolcar”. Pero talvez aludían a su uso medicinal como mate contra la fiebre, contra la puna (mal de altura) o, siendo masticada, contra el mal de huesos.

El naturalista Alemán Rudolph Amandus Philippi que exploró esta tierra en 1854 nos cuenta en su libro “Reise durch die Wueste Atacama” (Halle 1860), investigando en San Pedro de Atacama:

- Por los pedregales de San Pedro de Atacama sólo se encuentra Cachiyuyo (Atriplex atacamensis Phil.), Ricarica (Lippia trifida Gay), Brea (Coldenia atacamensis n. sp.) y una bonita Synantherea, que llamé de Urmenetea atacamensis. -

→Información taxonómica de Urmenetea atacamensis


Download 1600x1200 Pixel

Urmenetea atacamensis y Hoffmannseggia minor

Es muy común que varias flores diferentes convivan en el mismo punto, aprovechando así entre ellas con abrigo del sol y del viento, más oportunidad de fecundación por los insectos y del fertilizante por materia seca de las plantas.


Download 1600x1200 Pixel

Hoffmannseggia minor

Aquí tenemos al K'unchu (Hoffmannseggia minor), plantita divulgada por todos los Andes de los trópicos del Capricornio. Le gusta el suelo arenoso para bajar su raíz que se parece a un hilo largo de medio metro con varias papitas crocantes comestibles.


Download 1600x1200 Pixel

Huidobria fruticosa

Típico para todas estas flores de desierto es el fino pelambre que cubre completamente las plantas como terciopelo. La función se manifiesta al gélido amanecer, cuando miles de gotitas microscópicas condensadas en los pelitos brillan en la luz del sol que se levanta. De esta manera hasta la Cordillera de Domeyko en su falda occidental hacia el Desierto de Atacama lleva una discreta vegetación que consigue nutrirse de la poquísima humedad en el viento que llega del Pacífico.

Con este arbusto aquí se trata de una rareza endémica de Atacama. En la ciencia botánica se llama Huidobria fruticosa, miembro de la familia de las Loasaceae.

Dice el Cuaderno N° 16 de lo Estudios Atacameños, 1998:

Especie de subarbusto muy raro en la región. Solamente observado en los alrededores de Peine (una aldea a orillas del Salar de Atacama al sudeste). Fue llamada Quebrolla por los dos informantes de Peine que nos llevaron al lugar donde crecía.

Y la Universidad de La Serena, Departamento de Biología, menciona:

Huidobria fruticosa, categoría de conservación = Insuficientemente conocida (¿extinta?)

Sin embargo la única investigación sólida parece ser aquella del botánico Alemán Dr. Jürke Grau, publicada en la revista Sendtnera, Volumen 4, Múnich 1997, pp. 77...93, "Huidobria, eine isolierte Gattung der Loasaceae aus Chile".

Vea la →Referencia de este trabajo en la web

O baje →Sendtnera, Vol.4, München 1997 (pdf, 1.47MB) en Alemán, resumen en Español.


Download 1600x1200 Pixel

Huidobria fruticosa

De las abejas existen veinte mil especies conocidas y se supone que todavía queden más para descubrir. Esta silvestre amiga trabajadora con sus lindos ojones verdes se encuentra también al opuesto lado oriental de los Andes y me acuerdo de haberla visto hasta a cuatro mil metros de altura.

→Información abejas (Inglés)


Download 1600x1200 Pixel

Cistanthe celosioides (familia Montiaceae)

Cuando terminen las lluvias y la arcilla en los valles se pone secándose, de las fisuras de secamiento brotan millares de esta flor que forma arbustos hemisféricos y le dan una tierna tinta violeta al fondo de varias quebradas.


Download 1600x1200 Pixel

Krameria sp. (familia Krameriaceae)

Este típico representante de la flora Andina se encuentra hasta encima de los cuatro mil metros de altura, donde todo el año de noche la temperatura queda bajo los cero centígrados. La florcita mide unos ocho milímetros de diámetro.

El género de la Krameria cuenta con unas veinte especies. Las abejas silvestres visitan las flores para recoger aceite.

→Información Krameria






Vuelva arriba

 

última actualización 2013-09-29