CAPÍTULO FAUNA - Rheidae - Pterocnemia pennata garleppi PÁGINA

Haga clic en las fotos para bajarlas con alta resolución


Download 1600x1200 Pixel

Pterocnemia pennata garleppi
Ñandú o Suri cordillerano

Bolivia, Uyuni, Tres Cerrillos  -20.56051°, -66.79143°, 3693m     →Mapa

Nombre científico:   Pterocnemia pennata garleppi   Chubb 1913

Filo:

Clase:

Orden:

Familia:

Género:

Especie:

Subespecie:

Chordata

Aves

Struthioniformes

Rheidae

Pterocnemia

P. pennata

P. pennata garleppi

El Ñandú de Darwin, Suri o Ñandú Cordillerano es un ave no voladora nativa de Sudamérica. Mide hasta 90 centímetros de espalda, pesa entre 15 y 25 kilogramos y tiene alas bien desarrolladas en comparación con otras aves no voladoras. Eso le permite ser un gran corredor, alcanzando velocidades de hasta 60 kilómetros por hora. El macho es más grande que la hembra y tiene plumas con más lunares blancos en el hombro. El ñandú habita en zonas altas, de hasta 4'500 metros, de la región de la Cordillera de los Andes y el Altiplano Andino.
Son los machos que se encargan de la incubación de los huevos de varias hembras. Los machos de esta especie son muy agresivos cuando están incubando los huevos. Las garras afiladas en los tres dedos de los pies son armas muy eficaces.  Las hembras ponen los huevos cerca del nido (una cuenca de un metro de diámetro y unos diez centímetros de profundidad en el suelo) en lugar de ponerlos en él. La mayoría de los huevos son pasados al nido por el macho. Algunos permanecen afuera, dónde se pudren y atraen las moscas al ser rotos por el macho cuando nacen los polluelos, para que coman las moscas. La hembra pone en primavera unos 8 huevos elípticos y verdosos. Se conocen nidos con 50 huevos. La incubación dura cinco semanas. Los polluelos son nidífugos. Fuera de la estación de cría, los ñandúes cordilleranos son bastante sociables: viven en grupos de de 5 a 30 aves, de diferente sexo y edades. Su alimentación es principalmente herbívora con predominio de gramíneas. Utiliza tanto las hojas y semillas como también las flores de los vegetales. No obstante completa su alimentación con insectos y lagartijas. De vez en cuando se encuentra a ñandúes pastando junto con vicuñas o guanacos. Parece que los dos animales así se apoyan de forma mutua con su sensible sentido de alerta.
Este ave está clasificado como en peligro de extinción a lo largo de su área de distribución. La recolección de sus huevos, la utilización de su carne y de sus plumas por comunidades indígenas han puesto en grave peligro la existencia de este ave. Otros de los factores que han devastado a esta especie es la comercialización de su apetecida carne, baja en colesterol, la utilización de su grasa con fines medicinales y la construcción de rutas carreteras en el alto andino con el consecutivo deterioro de su hábitat por polución y saqueo de recursos naturales.

La lista roja de IUCN sólo califica la especie Pterocnemia pennata (Rhea pennata) cuyo estado de conservación es considerado "casi amenazado". Eso pero se refiere sobre todo a la subespecie austral Pterocnemia pennata pennata que vive en gran número en Patagonia. De las otras dos subespecies altoandinas Pterocnemia pennata tarapacensis y Pterocnemia pennata garleppi el IUCN comenta:

Todas populaciones sufrieron un declino considerable y las subespecies altoandinas están en serio peligro de extinción. Se estima que quedan algunos cien individuos no más de los cuales la mayoría vive en Argentina. En 1982 en Perú se encontraron 18 aves Pterocnemia pennata garleppi.

→Lista roja del IUCN

Baje aquí un extracto del libro (pdf, 159kB):
→Los que se van: Especies argentinas en peligro






→ Vuelva arriba

 

última actualización 2013-09-29