CAPÍTULO TUPIZA - El Ferrocarril 1924 PÁGINA


Inauguración del tramo ferrocarrilero La Quiaca - Tupiza el 10 de mayo de 1924



LA INAUGURACIÓN DEL FERROCARRIL EN TUPIZA (extracto)


En octubre de 1913, la "Unión Obrera de Socorros Mutuos" convocó al pueblo a un cabildo abierto, para protestar contra el diputado nacional Dr. José Ramírez, quien velando sus intereses personales, presentó un proyecto de ley al congreso para su aprobación, disponiendo que la línea férrea Villazón - Atocha, sea construida por Mochará (propiedad agrícola del mencionado diputado), marginando a la ciudad de Tupiza. Como consecuencia del triunfo del pueblo encabezada por la indicada sociedad, pudo conseguirse la anulación de ese funesto proyecto disponiéndose a su vez para que la línea férrea pase por Tupiza. El interesado totalmente resentido y haciendo valer su condición de representante nacional, consiguió hacerlos apresar a los dirigentes de la "Unión Obrera de Socorros Mutuos", cuya medida dio lugar a un nuevo levantamiento de todo el pueblo pidiendo al Gobierno la inmediata libertad de los detenidos, que felizmente se consiguió. De esta forma Tupiza hizo prevalecer su indiscutible derecho a la vez que dio una lección de moral al entonces diputado.

El gobierno para silenciar la constante censura y protesta de toda la nación, y muy particularmente del pueblo chicheño, consiguió el empréstito de un millón de libras esterlinas para iniciar los trabajos del ferrocarril La Quiaca - Tupiza de la firma "Crédit Mobilier Français" de París, debiendo encargarse la construcción a una empresa Francesa; ella fue "La Vezin". Con ese dinero se construyeron las estaciones de Villazón, Mojo, Yuruma, Nazareno y Tupiza. Además se construyeron los puentes de La Quiaca (internacional) y Matancillas. Ahí se acabó el dinero y paralizaron las obras.

En 1920 subió al poder un nuevo gobierno, quien felizmente se preocupó para conseguir dinero para cometer nuestra unión con la Argentina mediante la continuación de los trabajos del ferrocarril La Quiaca - Atocha. Para salvaguardar el movimiento de los gastos del dinero prestado de la compañía particular "Nicolaus Company" de Estados Unidos, exigieron como condición para que las obras estén a cargo de ingenieros de dicha nacionalidad. El gobierno y muy particularmente el pueblo chicheño, tuvieron la suerte de ver plasmadas sus aspiraciones con la conclusión de los trabajos de la ferrovía mencionada con todo su material rodante encargado a Bélgica, más cuatro locomotoras (dos estadounidenses y dos alemanas).

El 10 de mayo de 1924 fue un día de placeres para los habitantes de la ciudad de Tupiza, pues en la estación a medio construir se hallaban alineados y formados en sus modestas cabalgaduras mil ochocientos chicheños, los mismos que el día anterior habían servido de escolta al presidente de la nación, desde Oploca (17 kilómetros de Tupiza), hasta su ingreso en nuestra ciudad donde las bandas de música realzaban el ambiente de fiesta. A las dos de la tarde el presidente de la república, rodeado de los ministros de obras públicas y de guerra y su numerosa comitiva; del personal completo de la comuna; muchos senadores y diputados, invitados especiales y toda la ciudadanía de Tupiza y sus alrededores se concentraron en la estación del ferrocarril, esperando la llegada de la primera locomotora N° 2. A la vista de los circundantes, el contratista de la enrieladura de la línea férrea, colocaba los últimos durmientes para las paralelas de acero en la estación; entre ellos un durmiente pintado con los colores de nuestra patria. Por los telegramas que se recibían de Nazareno, se supo que la primera locomotora precedida por un autocarril, ya habían partido de dicha estación con numeroso convoy de pasajeros. Además comunicaban que saldría una segunda locomotora llegada de La Quiaca con coches dormitorios donde viajaban delegados de Jujuy, Salta y Tucumán. En ese ínterin, un representante de la "Unión Obrera de Socorros Mutuos" y otra de la "Gremial de Albañiles", entregaron al presidente de la nación un martillo de plata (combo) y un clavo de oro. A continuación fue invitado el jefe de estado para clavar el último durmiente pintado con los colores nacionales. Acto muy emocionante que fue saludado con una salva de aplausos y vivas de la numerosísima concurrencia. Pasado este acto, ya llegaba a la estación el autocarril constatando la bondad de la línea recién colocada. Minutos después, apareció la locomotora N° 2 que ingresaba lentamente a la estación de Tupiza; ensordeciendo el espacio con su sonoro silbato y engalanada con el escudo nacional en su parte superior y rodeada de infinidad de banderas y gallardetes con las insignias y colores nacionales. En las partes laterales de la locomotora estaban colocadas dos planchas metálicas que decían: "Presidente Bautista Saavedra". Las bandas del ejército ante el pitazo de la locomotora entonaron el himno nacional que fue coreado y escuchado por los visitantes.

De pronto apareció la segunda locomotora que venía desde La Quiaca y tomó la segunda línea de la estación donde desembarcaron los gobernadores de las provincias del Norte Argentino vestidos de rigurosa etiqueta y rodeados de señoras y señoritas de la alta sociedad. La locomotora ingresó triunfante con las banderas de las dos naciones. Por la tarde del mismo día la comitiva oficial encabezada por el presidente de la nación, recorrió en autocarril la línea férrea inaugurada, hasta Entre Ríos. En la noche, se llevó a cabo el espléndido banquete ofrecido por la municipalidad de Tupiza. Pasado el acto comenzó el baile social preparado por el “Comité de Fiestas” en los salones del Hotel Europa. La fiesta se prolongó hasta las primeras horas de la madrugada del día siguiente.

El 11 de mayo se realizó el banquete ofrecido por la empresa constructora "Ullen Contract Corporation", iniciándose con un discurso por el gerente general. También usaron de la palabra el gobernador de la provincia de Jujuy y el ministro de guerra de Bolivia. Antes de la partida del presidente de la república a La Paz y su numerosa comitiva; así como el retorno de los gobernadores argentinos, fueron distribuidas a los visitantes: 10 medallas de oro, 200 de plata y 500 de cobre, con el escudo nacional en el anverso y la locomotora saliente del túnel del Angosto en el reverso, como un recuerdo de la municipalidad de Tupiza obsequiada a sus ilustres huéspedes.

En un clima de magnificencia y hondas emociones para nuestros visitantes terminaron las fiestas de la inauguración del tramo ferrocarrilero La Quiaca - Tupiza; llevando el presidente de la república, su comitiva y las embajadas del Norte Argentino los mejores recuerdos de nuestra tierra, la que supo hacer honor a la cultura y tradición del pueblo tupiceño. Así recibió Tupiza al gobierno que le dio ferrocarril.


Adolfo Torres Carpio, el 10 de mayo de 1968


Download 1920x1142 Pixel

Tren de Villazón a Tupiza cruzando el puente del Río San Juan del Oro en la confluencia con el Río Tupiza. Entre Ríos, 1.3km antes del túnel del Angosto. Faltan 9.5km hasta la estación FFCC de Tupiza.

Reproducción de una antigua tarjeta postal

-21.51883°, -065.69869°, 2865m     →Mapa

Vea también en este sitio: →Estreno enigmático






→Vuelva arriba

 

última actualización 2015-08-25