CAPÍTULO PULACAYO - Eco del Pasado 1 PÁGINA

Si la página no se abre correctamente (fotos incompletas) apriete tecla F5 (actualizar)


Los mineros bolivianos son hijos de la Virgen y sobrinos del Diablo, pero nadie los salva de morir temprano. Metidos en las tripas de la tierra, los aniquila la implacable lluvia del polvo del socavón. Al salir de allí, los mineros buscan la fiesta. Mientras dure la breve vida y quieran las piernas moverse, es preciso comer guiso picante y beber trago fuerte y cantar y bailar a la luz de las fogatas que calientan el páramo.

Eduardo Galeano

Las fotos de esta página muestran Pulacayo a inicios del siglo XX


Download 1600x980 Pixel

Trabajadores de la mina

"...las condiciones de vida en la mina de Pulacayo, hacia 1906, eran lamentables para los trabajadores y sus familias. Los salarios apenas cubrían las más elementales necesidades de subsistencia. Un maquipura y el baretero ganaban un peso diario por una jornada de 18 horas; el apiri (arriero) recibía entre veinte y cuarenta centavos y las palliris (mujeres recogedoras que seleccionan el mineral) no más de veinte..." *     (extracto de página precedente "Mito y Historia")

"...así como una mayoría de jóvenes, por lo general ingresábamos a trabajar desde los nueve, diez o doce años, porque todavía no había colegio y nuestros papás no alcanzaban para costearnos los estudios..."     (extracto de "Historia Social")

*En 1906 un peso boliviano valía tanto como diez dólares en 2010.

Visitando varias cooperativas de mineros ochenta años más tarde, el autor de este sitio web escribió:

"Lámpara de acetileno, transporte de piedras y de minerales a propias cuestas, falta de cualquier máquina o ingenio mecánico para facilitar el trabajo, ninguna ventilación por los socavones, ningún dispositivo para proteger a salud y vida de los mineros, un sueldo mezquino de unos tres dólares por día y una expectativa de vida de cuarenta años, pasándola tosiendo por la garganta los pulmones destrozados pedacito por pedacito, y un mundo que no se importa un nada de eso...

El combustible del motor que mueve al Primer Mundo se paga también con la vida de estos hombres"



Download 1600x980 Pixel

"...en las primeras décadas del siglo XX, los caseríos de las minas se convirtieron en pueblos importantes, aunque carentes de de los servicios mas elementales. Los centros mineros, organizados por las compañías dividieron los campamentos en sectores muy marcados: viviendas insalubres y precarias para obreros; zonas residenciales para empleados; zonas exclusivas para empleados extranjeros; y oficinas."

"...en Pulacayo los mineros viven en pocilgas - en pocilgas para mineros, porque los cobertizos para cerdos de Pairumani son mejores que las viviendas de millares de jornaleros de estas minas"

(extracto de "Mito y Historia")



Download 1600x980 Pixel

Procesión religiosa



Download 1600x980 Pixel

"...la Administración de la empresa hacía muchas observaciones sobre las fiestas que se realizaban en la puerta de la iglesia, que estaba precisamente al lado de la Casa-Gerencia. La bulla, las peleas y la borrachera, con todos sus efectos, fue motivo para prevenirles de esta anárquica costumbre, perjudicial, tanto para los gringos y los trabajadores que fallaban..."     (extracto de "Historia Social")



Download 1600x980 Pixel

"Recién a fines de 1850, cuando un nuevo grupo de mineros, liderizados por Avelino Aramayo, Aniceto Arce y Gregorio Pacheco, toma a su cargo las principales minas del país se sientan las bases para el auge post 1872. Se introdujeron las primeras máquinas a vapor y se realizaron mejoras en la recuperación metalúrgica. Se mejoró el transporte de minerales dentro de las minas (con rieles y tracción a sangre) y dentro de ellas, a través de la construcción de caminos secundarios. Este resurgimiento estuvo liderizado por la Compañía Huanchaca de Bolivia (Pulacayo), que fue la empresa símbolo del siglo XIX."     (extracto de "Colonia e Independencia")



Download 1600x1022 Pixel

En 1856 a la edad de 32 años Aniceto Arce había iniciado su trabajo en la mina de plata de Huanchaca que lo convertiría en el primer millonario del país. Fue elegido Presidente de Bolivia para el periodo 1888-1892. En el año de su elección, la Compañía Huanchaca de Bolivia quedó en sus manos a titulo de accionista principal. Justo encima de la bocamina en 1878 se construyó esa su residencia. Dicen que la madera para el edificio hasta se trajo de Estados Unidos. En los años siguientes la casa de Aniceto Arce fue ampliada en varias ocasiones y usada para la gerencia y administración de la mina.

-20.38767° -66.69770°     → Ubicación de la casa de Aniceto Arce






→ Vuelva arriba

 

última actualización 2015-06-26