CAPÍTULO TUPIZA - Aves tupiceños 2 PÁGINA

Haga clic en las fotos para bajarlas con alta resolución

Baje la entera colección documentada de estas fotos de aves en Tupiza con tamaño 1920x1200 Píxel en la página de descargas → Avifauna en Tupiza (archivo zip, 25MB)


Download 1920x1200 Pixel

Cotorra boliviana - Myiopsitta monachus luchsi

Cerro Elefante     -21.42593° -65.69326°  3267m     →Mapa

La Cotorra boliviana (Myiopsitta monachus luchsi) que aquí en Tupiza simplemente se llama de loro, es una subespecie de la Cotorra argentina (Myiopsitta monachus). En contrario con su hermana argentina muy común y que hasta invadió el sur de Europa, el estado de conservación de la Cotorra boliviana es considerado vulnerable (según UICN*). Sin embargo de eso aquí en Tupiza uno no se da cuenta, pues abunda y vive en varias grandes colonias en las cuevas de los roquedales, que como por todo el continente se llaman “casas de los loros” (en la roca del Elefante, la catarata de Churquipampa, el Angosto y en el Toroyoj.) Las entradas de las cuevas son tapadas con ramas secas dejando un agujero para entrar y salir. Pájaro muy sociable, pero tímido con el hombre, se hace notar sobre todo por la bulla que arma todo el día charlando y gritando sin parar. Su pico es una arma poderosa y tan fuerte que consigue quebrar cualquier cáscara de nuez, sus garras casi son hábiles como manos humanas. Su alimentación consiste en semillas, granos y frutas.
Paseando por las casas de los loros en primavera, no se nota nada ni se escucha un pío. Probablemente los loros durante la época seca se retiran a otra región más fértil. No obstante mientras que está el banquete de gala en la época húmeda (enero a abril) acuden a regalarse. De la Cotorra argentina se distinguen mayormente por su pecho amarillento y su pico más estrecho y de coloración gris de un tono pálido. Su esperanza de vida está por los veinte años. Las parejas son de por vida y la época reproductiva es de agosto a noviembre. Depositan de cuatro a ocho huevos y la incubación dura cuatro semanas, a las seis semanas de vida los polluelos ya pueden abandonar su nido. Construye sus nidos con forma alargada con una entrada ancha y dos cámaras, una externa donde se encuentran los progenitores y una interna para depositar los huevos y donde permanecen las crías hasta que crezcan un poco. La hembra es la encargada de hacer este nido con ramas entretejidas y ella será la responsable de la limpieza, de la ampliación del nido cada año y de la incubación de los huevos.

Debido a su plumaje atractivo, su adaptabilidad para sobrevivir en cautiverio y su habilidad para emitir voces y repetir sonidos, los loros se enfrentan con el tráfico de fauna y el mascotismo descontrolado. Además sufren las consecuencias directas e inmediatas de la destrucción de su hábitat por la deforestación y el avance de la frontera agropecuaria. Estas situaciones ponen a todas las especies en peligro y a algunas especies particulares en franco peligro de extinción. Este abuso representa una amenaza sobre todo en la vecina Argentina mientras que aquí en Tupiza nadie parece ocuparse de esos loros jaleosos.

*UICN →Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza



Download 1920x1200 Pixel

Catita serrana grande - Bolborhynchus aymara

Torre Waykho     -21.40969° -65.83197°  3510m     →Mapa

La Catita serrana grande es un poco más chica que la Cotorra boliviana y también más rara en la serranía tupiceña. Además se la encuentra a menudo solita o acompañada por unos pocos compañeros y no es nada charlatana como la cotorra – todo lo contrario en vez de chillar, trina como un pajarito. Igual que la cotorra, su alimento es mayormente vegetariano – es gulosa de granos, semillas, brotes, hojas y también de frutas. Inmediato a oeste de Tupiza, donde las estribaciones de la Cordillera de Lípez rápidamente se levantan encima de los 4000 metros, es fácil encontrar la Catita serrana grande al abrigo de los arbustos espinosos alrededor de los 3500 metros de altura. Sin embargo al llegar el invierno va en busca de ambientes más agradables bajando a regiones templadas.



Download 1920x1200 Pixel

Garza bruja (juvenil) - Nycticorax nycticorax

Tambillo Bajo     -21.40419° -65.73666°  3008m     →Mapa

La Garza bruja forma parte de un circulo de pájaros acuáticos que aquí en Tupiza acuden sólo durante la época húmeda en las lagunas o ríos que se forman por el agua pluvial. La garza es grande pescadora, pero como peces en estas aguadas temporales no hay, se conforma con anfibios y reptiles que atrapa pacientemente, quedándose inmóvil a la espera de su presa. Anda solitaria o en chicos grupos. Se mueve lentamente o, incluso, se queda inmóvil largas horas con el cuello encogido. Es muy bullanguera en el crepúsculo, momento en el que realiza gran parte de sus actividades; ésta es la causa de su nombre común “bruja”.
La garza construye su nido en colonias muy numerosas, mezclándose con grupos de otras especies de garzas y otras aves acuáticas, en árboles o juncales. El nido consiste en una plataforma de palitos o juncos donde deposita 3 o 4 huevos celestes verdosos. Los incuban ambos padres durante unos 25 días. Los pichones tienen el plumón de color oscuro y tardan cerca de 7 semanas en tener la totalidad de sus plumas y abandonar el nido. La Garza bruja es ave bastante común que se encuentra desde América del Norte hasta Tierra del Fuego.
Ésta en la foto es una garza juvenil que igual como con varias otras especies de aves lleva plumaje con dibujo de camuflaje. Sin embargo ya tiene el mismo tamaño de los adultos midiendo unos 50 centímetros. Los adultos tienen plumas nucales claras, largas y finas; corona, espalda y pico negros; frente, cuello y vientre blancos; alas grises claras; ojo de color rojo muy llamativo y patas amarillas.



Download 1920x1200 Pixel

Aguilucho variable (juvenil) - Buteo polyosoma polyosoma

Cerro Santa Rosa     -21.47509° -65.69663°  3277m     →Mapa

Aquí tenemos a otra ave juvenil que todavía anda con plumas de camuflaje. Tiene entre un y dos años de vida. El Aguilucho variable es perfecto planeador y en mis caminatas por la serranía de vez en cuando alguno me sigue y se queda inmóvil en el aire encima curioseando por abajo. Es lindo ver cuando una pareja se divierte jugueteando por el cielo. Al aguilucho le gusta mucho la cordillera inmediata al este de Tupiza con sus matorrales y tolares en donde abundan los ratones que hacen parte de su plato preferido. Ahí siempre se observa algunos planeando encima de los roquedales de los cerros Santa Rosa, Mojonpampa, Tinajayoj, Churquipampa y Cieneguillas.

El Aguilucho variable es ave típica del grupo de los rapaces. Los colores de los adultos son predominantes gris, blanco en el pecho y café rojizo en la espalda de las hembras en particular. Cola invariablemente de color blanco con raya subterminal negra en ejemplares mayores de dos años. La hembra es de mayor tamaño que el macho. Su tamaño es de unos cincuenta centímetros con envergadura hasta 1,20 metros y pesa en promedio un kilogramo. Se alimenta de presas vivas de pequeños mamíferos, conejos y liebres, aves y reptiles. Tampoco desprecia alguna que otra gallina y en falta de mejor, come hasta carroña. Construye su nido en nichos de paredes rocosa usando ramas secas de arbustos y cada año vuelve a su mismo nido aumentándolo cada vez más. La hembra pone hasta tres huevos blanquizcos punteados marrón. Empolla cuatro semanas y los pichones salen del nido entre seis y siete semanas más tarde. Su distribución se extiende por la Cordillera de los Andes desde Colombia hasta Tierra del Fuego.

Vea aquí una →Comparación para la identificación entre varias especies de aguiluchos



Download 1920x1200 Pixel

Jilguero oliváceo - Sicalis olivascens olivascens

Abra Blanca     -21.43857° -65.66571°  3655m     →Mapa

El Jilguero oliváceo es ave importante para la proliferación de los grandes cactus. En la época húmeda siempre está posado encima de los cactus abriendo a picotazos la corteza de los frutos maduros para hundir a continuación su cabeza en la pulpa deliciosa deleitándose a placer. Junto con la pulpa también engulla las semillas que resisten el ácido en el estómago del pajarito y serán depositadas junto con el mejor fertilizante, el guano, lejos del árbol originario. Así el cactus evita el crecimiento de otros individuos de la misma especie en la cercanía inmediata, que podrían quitarle alimentos importantes para sobrevivir en estas tierras mayormente áridas. Es un lindo ejemplo de una simbiosis entre flora y fauna.
Este jilguero mide unos 13 centímetros, se alimenta de semillas, hierbas, pequeños frutos y de insectos y nidifica en las grietas de las rocas. Anda solito o en parejas.

Existe más un pajarito semejante con cuerpo amarillo o anaranjado y cabeza, alas y colita negruzcos que se llama Comesebo cabeza negra (Phrygilus atriceps). Es muy cuco pues varias veces ya noté como estaba observando el Jilguero oliváceo mientras que ese se esforzaba en abrir los frutos, para ahuyentarlo a continuación y aprovechar el plato listo.



Download 1920x1200 Pixel

Jilguero oliváceo - Sicalis olivascens olivascens

Churquipampa     -21.47272° -65.68832°  3290m     →Mapa

Aquí el Jilguero oliváceo se esta abasteciendo de proteínas, picoteando los insectos microscópicos que siempre escarabajean por las grandes flores del cardón verde (Trichocereus werdermannianus)



Download 1920x1200 Pixel

Monterita Pecho Gris - Poospiza hypochondria

Abra Blanca     -21.42826° -65.66994°  3647m     →Mapa

Otro pajarito con hábitat y costumbres culinarias semejantes al susodicho jilguero es la Monterita pecho gris que se nota retozando por las ramas de los churquis o brincando por las ramas de los cactus gigantes.



Download 1920x1200 Pixel

Monterita Pecho Gris - Poospiza hypochondria

Abra Blanca     -21.42826° -65.66994°  3647m     →Mapa

Esta monterita sigue arrancándole pelitos de su barba al cardón peludo (Oreocereus celsianus) para llevárselo a otro lugar ¿Será que está construyendo nido?



Download 1920x1200 Pixel

Dormilona gris - Muscisaxicola rufivertex

Cerro Santa Rosa     -21.47836° -65.68998°  3296m     →Mapa

El distintivo característico de la Dormilona gris es la manchita color café rojiza en su nuca. Con unos 17 centímetros de largo en un poco más grande que los pajaritos mencionados más arriba. La dormilona veranea aquí en Tupiza, por la época invernal migra hacia regiones más agradables, como a la zona tarijeña o bajando la Quebrada de Humahuaca. Se alimenta preferiblemente de frutos de los cactus y otras plantas silvestres e insectos. Corre y vuela de forma muy activa y con gran rapidez, moviendo y agitando cola y alas nerviosamente, característica típica de las dormilonas. Construye sus nidos en las grietas de las rocas o hasta en las muras de las casas de piedra.






→ Vuelva arriba

 

última actualización 2015-04-30